Serinus canaria. Nuestro canario del monte (el origen).

En Gran Canaria, nuestra Isla, el Serinus silvestre goza de salud. Se encuentra muy bien distribuido, especialmente en las zonas de monteverde, habita también en los pinares, acebuchales. Encontramos familias a las faldas del Roque Nublo. Lo localizamos en los cardonales-tabaibales. En los campos de cultivo, gusta mucho frecuentar los árboles frutales, también los de lechugas, escarolas, no falta nunca en el de los brócolis, rábanos y coles. En barrancos arbolados, palmerales. En las rutas, todas, las de las presas, lo acogen. En tierras de plataneras también anidan. Algunas familias se han acomodado a La Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Allí donde está, su canción es identidad, en cada ecosistema la partitura es peculiar, innata, intrínseca.

El Canario del monte, icono de Las Islas, canariedad personificada. Familia de los fringílidos, orden paseriformes. Endemismo de algunos de los archipiélagos macaronésicos. Sus crías salen del huevo sin estar completamente desarrolladas, eclosionando sin plumas, altriciales, requiriendo atenciones de sus padres constantemente hasta que abandonan el nido.

De canto melodioso. Lo hace igual en cautividad que en libertad, esto lo ha convertido en el pájaro de compañía más popular y extendido del mundo, protagonista indiscutible de la canaricultura de Canto, Color y Postura.

De porte pequeño, 12,5 cm de longitud, su pico cónico y robusto diseñado para partir-pelar las semillas. Su cabeza proporcionada al cuerpo, cola ahorquillada, presume de tenor melodioso.

El plumaje de los machos es amarillo-verdoso, gris-verdoso y blanco. El gris verdoso concentrado en las partes superiores (píleo, nuca, dorso, coberteras, etc.) lo acompañan listas más oscuras. El amarillo verdoso, por el contrario, se hace presente en las partes inferiores (lista superciliar, mejillas, auriculares, garganta, flancos y vientres), el blanco solo en la zona del vientre, muslos y en las plumas que cubren, en reverso, las rectrices o plumas de la cola. Todo, claro está, en estrecha relación a la época estacional. En cuestión de galas, el diformismo sexual presenta un amarilleo menor en las hembras, los pollos, todos, son pardos, presumirán de amarillo con el primer celo.

 

La dieta de este cantor es variopinta, la constituyen diferentes semillas. El canario del monte es un superviviente nato, adaptado a las inclemencias del clima canario, este, de transición entre el mundo templado y el tropical. Dependiendo de la Isla en donde nos encontremos, y la ubicación en cada una de ellas, se podrá establecer diferentes características climáticas. Es por ello, que la palabra más nombrada a la hora de hablar del clima canario es la de microclimas. Complementa su dieta el canario del monte con brotes vegetales tiernos y jugosos, frutas variadas. Recurre a las proteínas de los invertebrados, para rápidamente, y en época de anidamiento, sacar adelante el nidal.

La época de celo o cría, va desde finales de enero a julio, en muchas casos se producen dos o tres puestas en estos meses. El número de huevos por puesta oscila entre 3-5, siendo 4 lo más común.

Son las hembras, arquitectas y ejecutoras, las que más tiempo dedican a la construcción del nido, pareciendo este ya acabado una escudilla o taza, su diámetro interno de 5 cm y el externo entre 7-9. Se ayudan ellas de ramitas, musgos, líquenes. Consiguiendo unos acabados extraordinarios y cómodos con pelos y plumas, a veces, flores de aulagas. Los pinos canarios soportan en ocasiones la gran mayoría de estos nidos, también, las plataneras, escobones, frutales varios, laureles, monteverde, palmerales, tarajales, lo normal es encontrarlos a 3-4 metros de altura.

Los huevos, aquí la madre adquiere el papel protagonista. Incuba ella durante 13 días, mimándolos, volteándolos, atendiendo cuidadosamente a los que pronto serán sus hijos. Los huevos carecen, casi todos, de brillo, presentan manchitas marrones, a veces, rojizas, de color blanco azulados, subelípticos.

Después de la eclosión y alimentados por ambos, madre y padre, los pollos abandonan el nido entre los 18-21 días. Los pichones, nidícolas, nacen sin plumas, un plumón blanco-gris-azulado los protege en las primeras semanas.

 

Ejemplar de FERNANDO SÁNCHEZ. C. N. GT-064. CUENCA. Temporada 2013.
Ejemplar de FERNANDO SÁNCHEZ. C. N. GT-064. CUENCA. Temporada 2013.

Serinus canaria. Silvestre

Serinus canaria. Silvestre



El trabajo con  silvestres es mas complejo y dificil, pero a su vez, es mucho mas interesante y satisfactorio. El Califa, Timbrado.com, 09-JUNIO-2012

Reuniones "secretas", fraguando amistad.
Reuniones "secretas", fraguando amistad.

 PATROCINADORES

Enlaces de Interés

Gran Canaria

Orillas atlánticas.

Gran Canaria

            José Luis y Carlos.